Tras hablar mucho sobre cómo preparar las invitaciones de cumpleaños perfectas, veamos ahora el típico ejemplo de cómo creo que no hay que hacer las cosas.