¿Merece la pena el esfuerzo de preparar las invitaciones para un día tan importante uno mismo ó es preferible dejarlo en manos de profesionales?